Publicado por direccion, 11-Marzo-2019



“Regiones que reduzcan índices de anemia tendrán más apoyo social”

¿Qué resultados está dando la estrategia multisectorial que aplicó el gobierno del presidente Martín Vizcarra para combatir la anemia?

–En el 2000, cuando se efectuó el primer reporte de la anemia a menores de tres años, estábamos en 60.7%. En cerca de 20 años hemos avanzado muy poco, hasta bajar a 43.5%.

El primer semestre del 2018 la anemia cerró en 46.1%. El 2 de julio se aprueba nuestro plan multisectorial y los ministros, liderados por el presidente Vizcarra y el [entonces] jefe del Gabinete, César Villanueva, salimos a recorrer todo el país, cada sector con sus indicadores, para generar conciencia en la población sobre la gravedad de este mal.

Entre julio y diciembre del 2018, con el plan multisectorial y de acuerdo con cifras del INEI [Instituto Nacional de Estadística e Informática], la anemia bajó de 46.1% a 41.1%, una baja de cinco puntos que no se ha visto en ningún reporte en toda la historia estadística de esta enfermedad desde el 2000.

Claro, la baja no se nota mucho porque el INEI mide semestre por semestre, y después hace un promedio para sacar la cifra anual. Por eso, estamos en 43.5%, pero lo real es que de un semestre a otro bajamos cinco puntos.

¿En qué radica el buen resultado de esta estrategia?

–La anemia solo se enfrentaba con las acciones de prevención, como pruebas de tamizaje y entrega de sulfato ferroso, multinutrientes. ¿Quién era el responsable? El Ministerio de Salud, como si el Minsa pudiera potabilizar el agua o garantizar la soberanía alimentaria.

Esa mirada unidimensional, que pensaba que la anemia era solo un tema de salud pública, ha sido superada por nuestro gobierno con un enfoque multidimensional con base en los conceptos fundamentales de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Más del 57% de los niños que tienen anemia son pobres o pobres extremos, no descuidemos que el 27% son de clase media a media alta.

Estamos instalando una nueva cultura del cuidado del niño. Necesitamos que pueda lactar; que sea el primero en ser alimentado con productos antianémicos a partir del sexto mes, necesitamos que todo ciudadano se preocupe para que en el sexto mes su hijo se le haga la prueba de anemia.

–Frente a este panorama, ¿cuál es la meta para fin de año, y si es factible reducir la anemia a 19% en el 2021, como se ha comprometido el Gobierno?

–En el 2021 sí o sí tenemos que llegar al 19%, porque es una meta patriótica y todos tenemos que demostrar que sí podemos cumplirla. No asumamos que esto es responsabilidad del gobierno anterior o responsabilidad del presidente Vizcarra. Esto es responsabilidad de todos. El Ejecutivo está avanzando en agua potable, en garantizar la soberanía alimentaria, en educar, en capacitar, pero también estamos alertando, “oiga usted, mamá”, “oiga usted, papá”, esta es una tarea de todos, porque la anemia empieza en casa. 

–¿Y la meta para este año?

–Para este año vamos a llegar al 39%, ese es el objetivo. Yo rindo cuentas por los programas sociales, y hemos pasado de 59% a 50% la reducción de la anemia en Cuna Más. Queremos bajar mucho más este año en Cuna Más, Juntos, Qali Warma. Vamos a desplegar todas nuestras estrategias para que la población esté informada con el fin de que los alimentos antianémicos lleguen a la mesa de la gente, de que la gente aprenda a cocinar sangrecita, aprenda a comer su buen relleno, su buena morcilla, su buen hígado, su pescado negro.

–¿Cómo articular esta estrategia nacional con los gobiernos regionales? En algunas regiones la disminución de la anemia ha sido exitosa, como en Arequipa, Tacna, Moquegua, pero en otras se estancó, e incluso aumentó.

–En los Gore-Ejecutivo y Muni-Ejecutivo estamos trabajando con los gobernadores y alcaldes. Hoy en día los burgomaestres saben cuál es el porcentaje de anemia en su jurisdicción, y esa información es clave para desplegar la respuesta correcta.

Este año, mediante el Fondo de Estímulo al Desempeño, vamos a premiar con mayor presupuesto a las regiones que mejores resultados muestren en la disminución de este mal. Este mes ejecutaremos la primera medición, regiones con mejores indicadores recibirán 10 millones de soles, siete millones y no menos de seis millones, que es lo mínimo que se transferirá.

También hemos creado el Sello Municipal, por el cual las municipalidades que muestren mejores resultados verán aumentada la cobertura de los programas sociales en su distrito o provincia. Todas las regiones cuentan además con un plan multisectorial de lucha contra la anemia.

–¿En qué consiste la nueva política de desarrollo e inclusión social que se ha anunciado en su sector?

–Estamos cambiando el paradigma de la política social en el Perú. Este es un elemento central. Estamos pasando de una mirada de la política social concentrada en la focalización de los más pobres y de evitar las filtraciones, a una mirada de política social garante de derechos para el conjunto de la ciudadanía que reside en el Perú.

Esto comprende, por supuesto, la población históricamente excluida y en pobreza y pobreza extrema, pero no se restringe solo a ellos. Hay otros grupos sociales vulnerables o excluidos, sin necesidad de ser pobres. Todos los peruanos deben tener igualdad de oportunidades para acceder a los servicios del Estado.

Esto implica una universalización de derechos, sin que esto signifique desconocer lo que hemos hecho hasta ahora. Nadie aquí es Adán y Eva, no estamos empezando de cero. Estamos ampliando y generando ese piso común para todos los ciudadanos de garantías de derechos fundamentales. ¿De qué estoy hablando? De república, que esa igualdad ante la ley se verifique en la igualdad en el acceso a bienes y servicios públicos. En eso estamos trabajando.

–¿Se reformularán los programas sociales, es decir, se crearán nuevos o eliminarán otros, para lograr esa universalización de derechos?

–No vamos a eliminar ninguno, pero sí se están reformando los existentes para optimizarlos. Estamos creando nuevos [programas] porque hay segmentos de la población que están desatendidos, por ejemplo, los jóvenes. El Perú vive un crecimiento en la población joven, por lo que necesitamos políticas sociales que los protejan integralmente.

¿Qué hemos reformado?, por ejemplo, si queremos que las madres y los padres trabajen, y las madres en pobreza extrema no lleven al niño a trabajar con ellas, entonces estamos ampliando la cobertura de Cuna Más. 

Cuna Más tenía un diseño que empezaba a las 8 :30 de la mañana y terminaba a las 4:30 de la tarde. ¿Qué mujer en pobreza extrema trabaja de 8:30 a 4:30 y solo de lunes a viernes? Estamos cambiando el esquema, estamos ampliando el horario, diversificando las versiones de Cuna Más y atendiendo también en algunos casos los sábados.

En nueve meses de gestión, el año pasado creamos 2,318 lactarios en Cuna Más. No existían lactarios, no se garantizaba el derecho a la lactancia materna, hemos reformulado ese concepto. 

En el caso de los jóvenes, lo que queremos es que esos chicos que por diversas razones no terminaron sus estudios escolares lo puedan hacer, para después proseguir con una carrera técnica.

Responsabilidad ética

–Cada vez que se quiere criticar al Gobierno, casi siempre sale el relucir el porcentaje de anemia y la reconstrucción del norte. ¿Hay un riesgo de politizar la lucha contra esta enfermedad?

–Voy a apelar a la responsabilidad ética que tenemos los políticos. Los ministros somos políticos de la gestión pública. Sin embargo, tengo que decir que cuando la anemia crece, no pierde un político, pierden los niños, y nadie podría alegrarse de que pierdan los niños. He visto portadas de diarios que, politizando y usando el concepto de anemia, han dicho “perdió el Presidente”. He visto twitters que hablan esas cosas, y me parece terriblemente indigno.

Quiero hacer propicia la ocasión para decirle a los políticos que por favor asumamos responsablemente nuestro rol, basta ya de confrontación y enfrentamiento, y hacer politiquería. Necesitamos emprender políticas públicas para proteger a nuestra infancia. Esa es nuestra tarea ética, ese es un imperativo moral que tenemos que asumir todos los que hacemos política en el país, y el presidente Vizcarra lo está liderando. El Jefe del Estado nos está inspirando y señalando la ruta, y nosotros estamos trabajando, tratando de aportar desde nuestra competencia, de aportar en esta ruta.